Manuel Fernández era una buena persona. De esa clase que, tras unas horas de charla, uno acaba convencido de que ha hablado con el depositario del mejor legado que puede trasmitir una generación a otra.
Si la guerra en España robó su primera adolescencia, en su Asturias natal, él la entregó convencido de que luchaba […]