Principios de la asociación

Home/Principios de la asociación

DECLARACIÓN DE INTENCIONES DE LA A. H. C. C. “LA NUEVE”

La Asociación Histórico-Cultural Los Cosacos de La Nueve es una asociación que tiene por objeto recordar a los republicanos españoles que combatieron en las filas de la 2ª División Blindada de las fuerzas francesas libres (2e DB), conocida como la “División Leclerc”, formando parte de la Novena Compañía del Regimiento de Marcha del Chad. Esta unidad militar, compuesta casi exclusivamente por españoles, fue la primera en entrar en París el 24 de agosto de 1944 a bordo de blindados que llevaban nombres tan hispánicos como “Teruel”, “Guadalajara” “Ebro” o “Santander”. Así mismo, pretende extender su labor a estudiar y dar a conocer la historia de los españoles que formaron parte de las FF.AA. Francesas durante el siglo XX.

“La Nueve”, tiene, como objetivo principal, dar a conocer los distintos aspectos de la vida de los soldados aliados que combatieron en la Segunda Guerra Mundial con la particularidad de que, en este caso, se trata, especialmente, de recodar a los españoles del exilio que se integraron en las Fuerzas Francesas Libres. Para ello también realizamos puestas en escena en público uniformados y equipados como los soldados de la época, utilizando vehículos militares históricos y actuando como si se tratara de una unidad militar real. De esta manera, y por primera vez a través de esta forma de divulgación histórica, se hace visible el recuerdo de los republicanos españoles combatientes en la Segunda Guerra Mundial.

“La Nueve” ha tomado parte en diferentes reconstrucciones históricas celebradas en España y Francia, y mantiene relaciones con grupos similares, asociaciones y organismos franceses, que se ocupan de conservar la memoria de la 2ème Division Blindée. Realiza principalmente una labor de investigación, de recogida de información y documentación acerca de los hechos protagonizados por estos españoles que combatieron al nazismo, y colabora con su difusión en medios escritos y audiovisuales, editando también publicaciones propias.

La A. H. C. C. La Nueve no pretende defender ninguna ideología política, creencia religiosa u orden constitucional determinado, más allá de su adscripción a los valores democráticos que defiende y aplica en el orden interno de la organización. La ideas y actividades políticas de sus miembros forman parte de la esfera personal de cada uno de ellos, y no serán objeto de discusión en el seno del grupo, que como tal es ideológicamente independiente.

De igual modo, la exhibición pública o icónica por parte de “La Nueve” de la bandera de la República Española o cualquier otra debe entenderse en su sentido estrictamente histórico, en cuanto se trata de la seña de identidad de los españoles que componían, en su inmensa mayoría, la Novena Compañía del Regimiento de Marcha del Chad. La Asociación entiende que cualquier otro significado que los miembros del grupo quieran dar a la utilización de esas banderas responde a una interpretación individual que no tiene por qué ser compartida necesariamente por los demás.

La A. H. C. C. La Nueve entiende que las actividades de reconstrucción histórica de hechos de armas no son, ni deben ser, una forma de exaltación de la guerra como medio para la solución de conflictos. Muy al contrario, nuestra asociación se posiciona expresa y activamente contra la utilización injusta del poder militar para fines ilegítimos, que considera moralmente intolerable. Nuestro interés se dirige a la vida del soldado corriente, estudiante, obrero o campesino obligado a tomar las armas a causa de la vesania o la incompetencia de la mayoría de los líderes políticos y los jefes militares de los años treinta, por los que no se pretende expresar ninguna simpatía cualquiera que fuese su signo. En consecuencia, rechazamos rotundamente cualquier connotación belicista o militarista que, interesadamente o no, pueda predicarse de nuestro grupo y sus actividades.

La pertenencia a “La Nueve” incluye el compromiso, libremente aceptado por los miembros del grupo, de repudiar gestos, ademanes o expresiones que muestren una visión superficial o infantil de la experiencia del soldado en guerra. Consideramos que el respeto a la memoria de los combatientes reclama un comportamiento serio y responsable cuando se están representando sus hechos de armas. La reconstrucción histórica tiene una clara vertiente de actividad de entretenimiento que puede, y así lo creemos, desarrollarse con actitud rigurosa sin que por ello deje de proporcionar la satisfacción propia de una afición correctamente practicada. Cada miembro de “La Nueve”, si así lo deseara, asume la obligación de procurarse la uniformidad, el equipo y el aspecto adecuados para representar con rigor y autenticidad a un componente del Regimiento de Marcha del Chad con la graduación que le corresponda. Puede procurarse piezas originales o reproducciones de calidad que sean aprobadas por el grupo, pero siempre cuidará de que cada detalle de su impedimenta sea históricamente correcto y se ajuste a la que correspondió en su momento a los miembros de La Nueve durante los años de guerra.

“La Nueve” puede representar a una unidad militar que tuvo una existencia real. Como tal, se organizaba jerárquica y disciplinadamente, lo que implica que, con los matices que corresponden a una organización democrática, sus miembros asumen el cumplimiento de órdenes e instrucciones impartidas, cuando proceda, por quienes en cada momento ostentan la responsabilidad y la condición de “oficiales” y “suboficiales”. Éstos sólo actuarán como tales en los momentos en los que el grupo represente un acto de guerra o un hecho militar que así lo requiera, en cuyo caso se conducirán con naturalidad y sin muestra alguna de autoritarismo. La reconstrucción histórica es una afición y un entretenimiento, pero también un ejercicio de responsabilidad. Preservar y transmitir la memoria de los hombres que formaron parte de “La Nueve” supone, para nosotros, un orgullo, y un deber personal que no queremos dejar de cumplir.

A. H. C. C. LA NUEVE